Mi blog se ha mudado! Redireccionando…

Deberías ser redireccionado/a automáticamente. Si no, visita http://labuhardilla.wordpress.com y actualiza tus enlaces.

jueves, 26 de octubre de 2006

Tierra de mareas

Lo sé, soy un desastre, tengo abandonado el blog últimamente. Pido disculpas si es que alguien lo ha notado.

Podría citar más de diez razones lógicas para esta dejadez pero todas me han parecido excusas baratas cuando las he visto escritas. Digamos que últimamente vivo en una tierra de mareas, que el suelo no es muy firme bajo mis pies, que se avecinan cambios importantes que no acaban de presentarse y que eso me tiene impaciente, me asusta y me marea un poco al mismo tiempo, como el ligero balanceo de un barco que, aún así, sabes que no va a hundirse. De momento no hay trabajo nuevo, ni firma del contrato de alquiler (aún). Me desespera no poseer algo tan banal pero necesario como el dinero, algo a lo que nunca le he dado demasiada importancia hasta que me ha faltado. Y no me preocupa más que de forma inmediata, en la medida en que debe permitirme cumplir mi objetivo. Pero bueno, no voy a aburriros con estas cosas de andar por casa...

Quizá resulte más interesante decir que Roger y yo andamos liados, además de con el piso, con el proyecto de un cómic para presentarlo a una editorial que busca dibujantes y guionistas. Es la primera vez que colaboramos juntos y es la primera vez que escribo el guión de un cómic, no puedo ocultar que me hace mucha ilusión. Al mismo tiempo tampoco puedo ocultar que me está resultando increíblemente difícil, escribir un cómic no tiene nada que ver con escribir un cuento o una novela o un guión de cine. Ya tengo la idea general del argumento desarrollado en una serie de seis entregas de ocho páginas, tengo a los personajes descritos más o menos psicológicamente y Roger ya está creando la parte física, pero hay que ajustar los tiempos, visualizar las páginas, determinar la narración y el ritmo... Como lectora siempre lo había pensado pero ahora que estamos manos a la obra veo una vez más que es difícil saber dónde acaba la tarea del guionista y empieza la del dibujante. En la tarea de concreción desde el argumento más general a lo concreto de cada viñeta en algún momento debo parar. Por suerte eso no va a suponer un conflicto de egos o un choque de ideas para nosotros. La colaboración está resultando, como esperaba, muy fácil, pacífica y mutuamente estimulante. Veremos qué sale de todo esto...

De momento en su blog ya podéis ver un adelanto en forma del personaje principal, un adolescente al que hemos llamado Óscar, y su hermana Sarah.

Y ya que me preguntan, Tideland fue... fantástica. ¡Esa es la palabra! Sólo puedo describirla como una genialidad insuperable de Gilliam, absolutamente perfecta. Como ya dije en un foro es bella, imaginativa, original y sobrecogedora. Me preocupaban las críticas negativas que había recibido en algún festival pero no tenía absolutamente nada que temer, los críticos no siempre tienen criterio.


El ambiente malsano que rodea a la protagonista, Jeliza- Rose, la hace evadirse imaginando a su alrededor un mundo fantástico y fascinante, repleto de hadas, cabezas de muñecas que hablan, ardillas, agujeros de conejo que llevan al País de las Maravillas, océanos en campos de trigo, brujas malvadas, sirenas y príncipes azules.


Gilliam nos sumerge en un viaje terrorífico y alucinante de mano de una niña y nos obliga a olvidarnos de los prejuicios adultos y ver el mundo a través de los ojos de Jeliza- Rose, volver a tener 12 imaginativos años. Aunque lo parezca no es una película complaciente ni fácil de ver, es dura y terrible a veces (algunos lo han descrito como una mezcla entre Alicia en el país de las maravillas y Psicosis) porque, por momentos, nos damos cuenta de que el mundo que la protagonista ha construido a su alrededor y que la hace sentir feliz y menos sola oculta la escalofriante realidad a la que quizá prefiere no enfrentarse.


Absolutamente increíble y deliciosa. Una obra maestra de mi director favorito.

Estoy impaciente por ver lo que hace con el biopic de Phillip K. Dick. Promete.

5 comentarios:

bandida dijo...

no sé tú, pero yo espero impaciente a gilliam siempre ;).Espero poder opinar pronto sobre Tideland (paso de decir lo de la envidia... pero la intuyes, a que si?)
y con lo otro, paciencia y suerte

Nuala dijo...

Bueno, si la vi en Sitges fue precisamente porque tenía pocas esperanzas de que la estrenaran en pantalla grande. Quizás salga directamente en dvd así que tendréis que hacer subterfugios de los perseguidos por la SGAE y por Ramoncín para verla antes.

Ya he dicho que es mi director favorito así que valió la pena el madrugón para estar en Sitges a las 9'30h de la mañana, hora infernal a la que la proyectaban.

La envidia se huele en tus palabras. Huele a azufre y a venenos letales. Jajajajjaa...

Dracma dijo...

¡Enhorabuena por el proyecto¡

Estoy convencida de que aunque te resulte algo complicado el cambio que supone escribir un comic, lograréis un trabajo excelente. Además el hecho de que estéis teniendo en cuenta esas diferencias a la hora de plasmar la historia harán que el resultado sea aún mejor. Espero que tengais todo el éxito del mundo y logréis que os lo publiquen.

Ya he visto los dibujos de los 2/3 personajes (el niño de ella también cuenta ¿no?)y sin ser una entendida, ni siquiera iniciada, en el mundo del comic, puedo darme cuenta de que el dibujo de Óscar refleja perfectamente la actitud, el gesto, la expresión y la forma de vestir de un adolescente.

Bueno, que no me quiero eternizar, solo enviaros mis mejores deseos y todo el ánimo del mundo.

kar dijo...

ese proyecto suena muy interesante, y me parece una buena razón para el abandono que nos has ofrecido en tu buhardilla últimamente... ánimo con tus temas terrenales (piso, trabajo, etc...) pero no te olvides nunca de satisfacer aquellos no terrenales (comic, relatos,...) que al final, es lo que queda

Blackstar dijo...

Espero que el cómic sea todo un éxito!!

Lamento llegar tan tarde a esta entrada, pero últimamente es que no paro, no paro. Es grato llegar y encontrarte con buenas noticias.

Un beso