Mi blog se ha mudado! Redireccionando…

Deberías ser redireccionado/a automáticamente. Si no, visita http://labuhardilla.wordpress.com y actualiza tus enlaces.

martes, 2 de enero de 2007

Carnivàle

El circo llega a la ciudad...

Con el año nuevo, con el aniversario del día que R. me preguntó si quería que fuéramos a vivir juntos (así empezó el 2006 para mí y aquí estamos, viviendo juntos un año después), ha llegado a mis manos una serie que ya se ha colocado en mi lista de absolutas favoritas, en el Olimpo de las series, junto a The Sopranos, Six Feet Under y Northern Exposure. Llegó a mí por casualidad, sin haber oído hablar de ella, pero con excelentes referencias de un gemeloso amigo cinéfago con cuyo criterio suelo coincidir y en el cual confío plenamente.

Se trata de Carnivàle, una impresionante serie de cuidada producción, brillantes guiones y tremendos personajes que la HBO decidió cancelar tras su segunda temporada por su altísimo coste y su baja audiencia. La historia seguía las vidas de los integrantes de un peculiarísimo Circo por un lado y del padre Justin por otro y pretendía enmarcarse en los años de la depresión en Estados Unidos, comenzando en 1930 y acabando en 1945, pero apenas pudo empezar a desarrollar su argumento. Cuando la cadena ofreció a su creador, Daniel Knauf, rematar la serie con una telemovie, él rechazó la idea al considerar que dos horas no eran suficientes para acabar lo que había empezado. Otra brillante obra inacabada.


En sólo un día (el uno de enero, ese día que comes a las cinco de la tarde y que apenas existe en los calendarios) engullimos seis capítulos del tirón, totalmente enganchados. Y hoy dos más. No es para menos...

No puedo decir más que es sorprendente y brillante, que es descarnada e inteligente, que habla de la magia y del bien y del mal, de la luz y las sombras, de los dioses y los demonios, de justicia y de vileza, de fuerzas que están más allá de nuestra comprensión y de poderes fabulosos y aterradores al mismo tiempo. Cada uno de los personajes es fascinante en sí mismo, cada uno posee una historia oscura por descubrir y éstas se cruzan y se enmarcan en una época y en un ambiente entre decadente y admirable.

Ah, llegó el circo, el carnaval de rarezas y de historias fabulosas. Pasen y vean. Abran bien los ojos a los fenómenos que van a ofrecernos. Vean a la mujer barbuda, al hombre serpiente, a las hermosas y exóticas bailarinas, a la domadora de serpientes, al hombre diminuto, a las hermanas unidas por la cadera, al gigante y al forzudo. Vayan a que la adivinadora les lea su futuro en las cartas del tarot. O quizá prefieran ver su presente. O su pasado si es que pueden enfrentarse a él...

Michael Knauf, el guionista de esta extinta serie que como otros cerebros se ha pasado al mundo del cómic (Straczynski o Joss Whedon) podría estar rumiando la idea de finalizar su obra inconclusa en este otro medio. Esperemos que así sea para que, por lo menos, saber cómo acaba todo.

Siempre me ha embobado ese ambiente decadente de los circos de rarezas, y la magia y el simbolismo que hay en las cartas y en las historias bíblicas. En esta serie hay alusiones a todo ello. No, esta serie va de todo ello.

De modo que en homenaje a Carnivàle he decidido dedicar unas cuantas entradas de este blog al circo. No el de los elefantes, los equilibristas y los payasos. Nada de Cirque du Soleil ni cosas asépticas, artísticas y hermosas por ese estilo. Me interesa la parte oscura, lo que hay detrás del telón, las luces y el maquillaje festivo. Lo que sienten las siamesas cuando el público las mira entre asqueado e hipnotizado. Me interesa el llanto del clown o la vida de la pitonisa.

¡Que empiece el espectáculo!

1 comentario:

Blackstar dijo...

Hola guapísima, he estado tan desconectada las vacaciones que ahora he leído 5 entradas tuyas del tirón!
Enhorabuena por ese aniversario, y Feliz Año Nuevo.
Me he sentido totalmente identificada con lo que cuentas de tirar las cosas. Yo tuve que enfrentarme a un montón de recuerdos cuando hice la mudanza, es bonito y a la vez sorprendente.
Voy cogiendo rodaje en cocinar, el pollo al curry con manzana reineta ya me sale de vicio, tendríamos que pasarnos recetas.
Los circos siempre me han encantado, tengo unas ganas de ver la serie... Sr. Gemelo me dijo que tenía por ahí una copia que podría dejarme, a ver si la consigo porque hay muchas ganas.
Para mi el 2006 no ha sido muy bueno, enfermedades, muertes familiares, un sobrino que ha nacido con un problema de corazón, no muy grave pero... en fin. Cosas que se superan pero que dejan regusto amargo. Por eso me he propuesto creer y a la fuerza lo estoy consiguiendo de que el 2007 va a ser un año definitorio en muchos aspectos.

Un beso