Mi blog se ha mudado! Redireccionando…

Deberías ser redireccionado/a automáticamente. Si no, visita http://labuhardilla.wordpress.com y actualiza tus enlaces.

viernes, 24 de febrero de 2006

Monsieur Jean, Inventaire avant travaux

Gracias a que R. vino de Paris cargado de cómics (y gracias a Dupuy y Berberian, por supuesto) he tenido el privilegio de leer algunas aventuras del Señor Jean antes de que se publiquen en España. Algunas traen lindezas como esta que transcribo y traduzco.


Il existe une partie du cerveau où se cachent tous les souvenirs qu'on veut oublier...

Au débout, cette partie du cerveau est aussi petite qu'un point. Ensuite, elle grandit au fur et à mésure qu'on a des choses à oublier jusqu'à prendre la forme d'un losange.

C'est une sorte de terrain bien délimité et bien gardé. C'est difficile d'y déposer des choses, mais une fois que ça y est, on est sûr que ça reste et que ça ne dépasse pas.

Parfois, on se met au bord et on regarde ce qu'il y a à l'interieur du losange des oublis. Ça fait un peu peur parce qu'on ne distinge pas grand chose et, en même temps, on est effrayé par ce qu'on risquerait d'y trouver.

Avec le temps sa surface devient poreuse. Il y entre et il y sort des choses de manière anarchique. Brusquement, on se souvient de ce qu'on croyait avoir oublié definitivement... et un souvenir qu'on pensait garder pour toujours... disparît.


Existe una parte del cerebro donde se esconden todos los recuerdos que queremos olvidar.

Al principio esa parte del cerebro es tan pequeña como un punto. En seguida se agranda a medida que tenemos cosas que olvidar hasta tomar la forma de un rombo.

Es una clase de terreno bien delimitado y bien guardado. Es difícil poner cosas allí pero, una vez que está hecho, estamos seguros de que se quedará y no saldrá.

A veces, nos metemos dentro y miramos lo que hay en el interior del rombo de los olvidos. Da un poco de miedo porque no se distingue gran cosa y, al mismo tiempo, nos asusta lo que corremos el riesgo de encontrarnos.

Con el tiempo su superficie se vuelve porosa. Entran y salen cosas de manera anárquica. Bruscamente te acuerdas de lo que creías haber olvidado definitivamente... y un recuerdo que pensabas guardar para siempre... ha desaparecido.


Nota: Como he dicho antes la traducción es mía. Cualquier error es comprensible y hasta de esperar, que soy una piltrafilla y el francés se olvida si no se practica (¡el idioma, pervertidos y pervertidas! Lo otro es como montar en bici...).

2 comentarios:

Blackstar dijo...

Está perfectamente traducido, Nuala, dentro de mi conocimiento del francés.

Uff que difícil no estar de acuerdo con lo que dice! Ahora voy a pensar también en mi rombo de los olvidos, no se si quiero mirar demasiado ahí adentro.

Nuala dijo...

A mí más que lo que pretendo olvidar siempre me ha preocupado lo que olvido y quería recordar siempre...