Mi blog se ha mudado! Redireccionando…

Deberías ser redireccionado/a automáticamente. Si no, visita http://labuhardilla.wordpress.com y actualiza tus enlaces.

domingo, 8 de enero de 2006

A perfect circle


Tras ver Magnolia (¿alguien sabe el por qué ese título con el nombre de esa hermosa flor?) me queda la impresión de que la sinopsis que alguien escribió en la contraportada del dvd miente. La película no habla de la sociedad americana o simplemente de historias que se cruzan, la película habla del perdón y de la culpa. ¿Qué podemos perdonar y qué es imposible perdonar? ¿Es más dificil perdonar o pedir perdón? ¿Por qué nos cuesta tanto reconocer nuestros errores o decir la verdad? ¿Queremos escuchar la verdad? ¿Serían mejor las relaciones humanas si no mintiéramos tanto acerca de lo que sentimos? ¿Sabemos o debemos perdonarlo todo si nos piden perdón?

Me parecen preguntas cruciales. Yo tengo bastante clara la importancia de la sinceridad y de saber perdonar y pedir perdón en mi vida pero creo que no todo el mundo es de mi opinión. Y es difícil perdonar o decir "lo siento", pero a veces es tan necesario para seguir adelante, para poder ser felices...

Como hoy en el pub irlandés (en el que permiten fumar), cuando mi amiga me contaba sus nuevas aventuras atrapada a ese alguien de siempre que es incapaz de amar y que no sabe pedir perdón. O que lo ha pedido tantas veces que ya ha perdido todo su significado. Y ella ha perdonado tanto que ya se acerca a su límite. La gente no cambia, querida, ya lo hablábamos: sólo se vuelven más como son realmente. No dejes que te siga haciendo daño. Ya has perdonado bastante. Ahora le toca a él.

Y luego ese chico tan majo de la guitarra (un chico interesante, sin duda, lleno de inquietudes, opina ella) se ha puesto a cantar con su hermosa voz versiones de Faith No More, de Springteen, de Roy Orbison... y luego "Sorry seems to be the hardest word". Y de repente... todo parece un círculo perfecto.


What have I got to do to make you love me

What have I got to do to make you care

What do I do when lightning strikes me

And I wake to find that you’re not there


What do I do to make you want me

What have I got to do to be heard

What do I say when it’s all over

And sorry seems to be the hardest word


It’s sad, so sad
It’s a sad, sad situation
And it’s getting more and more absurd

It’s sad, so sad

Why can’t we talk it over

Oh it seems to me

That sorry seems to be the hardest word


What do I do to make you love me

What have I got to do to be heard

What do I do when lightning strikes me

What have I got to do

What have I got to do

When sorry seems to be the hardest word

Music by Elton John
Lyrics by Bernie Taupin

5 comentarios:

chk dijo...

Tengo la suficiente valentía para pedir la verdad, grito que me digan la verdad, incluso esa que ya sé, el mínimo derecho que exigo, es que no me mientan, en lo más importante, como son los sentimientos.
No me averguenzo de pedir perdón y también de perdonar...pero todo tiene un límite y ese límite sólo es posible saberlo cuando no te esconden los reales sentimientos.
Si he de vivir el dolor, que sea finalmente, por causa de una verdad.

Riddle dijo...

Decir la verdad y pedir perdón. Son acciones tremendamente difíciles.

Me gusta la verdad, lo hace todo más sencillo. Aparte, soy como un libro abierto, por lo cual se me nota muchísimo cuando miento. Lo malo es que a veces las verdades duelen, aunque confío en que a la larga resultan más edificantes.

Pedir perdón también tiene tela. Es como una puñalada al orgullo. Me cuesta encajarlo. Pero resulta admirable cuando eres capaz de pronunciar esa palabra.

Saludos!

Blackstar dijo...

No me cuesta pedir perdón, cuando se que me he equivocado, o para acercar posiciones. Pero soy orgullosa, y cuando alguien me ha decepcionado mucho, me es difícil perdonar, y olvidar.

He perdonado mucho y he pedido perdón muchas veces. Pero a veces no es tan fácil, como dices, todo tiene un límite.

Yo también creo que con la verdad por delante es todo mucho más fácil. Y eso que a veces he metido la pata por mi tremenda sinceridad, a veces, es mejor un poco de diplomacia, o una mentira piadosa.

Nuala dijo...

No dije que fuera fácil, todo lo contrario... Dije que a veces es necesario.

He cometido errores y he pedido perdón, aunque duele horrores cuando las disculpas no son aceptadas.

Me han herido y he perdonado, aunque sólo se consigue con el tiempo.

Y siempre he sido DEMASIADO sincera. Pero tampoco lo puedo evitar. No sé actuar de otra manera, y no siempre es una virtud, como dices.

Anónimo dijo...

Qué bien cantaba el chico de la guitarra. Y sí, sigo pensando que está llenísimo de "inquietudes" ;)

Besos