Mi blog se ha mudado! Redireccionando…

Deberías ser redireccionado/a automáticamente. Si no, visita http://labuhardilla.wordpress.com y actualiza tus enlaces.

viernes, 24 de marzo de 2006

Madman #1

Hace pocas entradas afirmé a propósito de Nuala que creo que "un extraño y tupido tejido de casualidades domina mi existencia y controla sutilmente mi porvenir" y no expliqué el porqué. Aquí va otro ejemplo. La vida a veces parece un cuento de Paul Auster.

En el Saló del Còmic de Barcelona del año 2004, al que acudí con J.C., quien entonces era mi pareja, perdí un cómic suyo. Creo que lo perdí yo, pero fue extraño, como si se volatilizara de repente: ahora está en mis manos, ahora ya no. Se trataba del número uno americano de Madman .

Estábamos haciendo cola junto a las papeleras de la entrada para que Mike Allred y Peter Milligan nos firmaran varias cosas cuando nos dimos cuenta de que el cómic ya no estaba. Debía haberse escurrido de nuestras manos allí mismo. Gran disgusto. Preguntamos, buscamos por el suelo pero, evidentemente, si alguien lo había encontrado se lo habría llevado. Normal., estábamos en el reducto friki del universo. Me sentí muy muy mal porque creo que la culpa fue mía, yo era la última que lo había tocado. Pérdida irreparable.

Al año siguiente J.C. y yo ya no estábamos juntos. Se acercaba el nuevo Saló del Còmic de Barcelona y se comentaba en el foro de Riff fanzine el cambio de fechas y de ubicación a un recinto de la Fira de Barcelona. Como el tema de la pérdida del Madman del año anterior aún me reconcomía lo mencioné allí y ¡oh, sorpresa! la persona que encontró ese Madman #1 me estaba leyendo y, no sólo eso, me respondió y se ofreció a devolvérmelo.

No me lo podía creer, al principio pensé que era una broma o que podía ser cualquier enfermo que utilizaba esa treta para intentar quedar conmigo o conseguir mis datos personales. Pero esa persona me describió exactamente dónde lo había encontrado, detalle que yo no había mencionado, y no intentó que quedáramos, simplemente se ofreció a enviármelo amable y desinteresadamante por correo. Rechazó la recompensa, jamás supe su dirección. Afortunadamente en el mundo existen personas así.

El cómic volvió a mis manos gracias a esta milagrosa casualidad y yo se lo entregué a su auténtico propietario. Me sentí mucho mejor, la pédida había sido culpa mía y yo me encargaba de su regreso. Le expliqué a J.C. la historia fabulosa del maravilloso retorno del cómic y se quedó epatado. Me dijo que, dados los hechos, creía que debía quedármelo yo, pero quise cerrar el círculo y me negué a aceptarlo.

Probablemente no leas esto pero, por si acaso: gracias, F.

La magia existe.

2 comentarios:

total 13 dijo...

Jeje recuerdo la historia! A mi me pasó algo parecido; ya lo he contado alguna vez. Perdí la cámara de fotos que da vida a total13.net en el Azkena de 2004, y gracias al foro de ipunkrock, donde difundí mi historia logré recuperarla ya que el primo de quien se la encontró era habitual del foro, y al final la cámara volvió a logroño desde Santander. Y no sólo esto, si no que la disposición de todo el mundo a ayudarme a encontrarla fue increible.

kar dijo...

menuda historia más extraña!!! es como si fuera un episodio de película de Kevin Smith!!!