Mi blog se ha mudado! Redireccionando…

Deberías ser redireccionado/a automáticamente. Si no, visita http://labuhardilla.wordpress.com y actualiza tus enlaces.

jueves, 30 de marzo de 2006

En el bosque

Nota el sol intenso a través de los párpados. Es una sensación agradable, como recibir un beso suave y tibio en ellos. Luego el hormigueo de ese beso se extiende por todo su cuerpo y, sin abrir los ojos, se da cuenta de que está tumbada desnuda al sol. No sabe cómo llegó allí pero recuerda cuando vivía con sus padres y subía a la terraza a broncearse tal y como vino al mundo. Le encantaba sentir el sol calentando todo su cuerpo, desde la punta rosada del dedo meñique de su pie a su rubia cabeza cubierta por un pañuelo. Sentirlo tocar suavemente, como un amante dulce, sus pechos de pezones desafiantes, la hilera de vello casi albino en su plano vientre, su pubis rasurado de muñeca y sus nalgas redondas cuando se colocaba de espaldas, con las piernas ligeramente abiertas. Más de una vez se excitó tanto que acabó acariciándose y masturbándose bajo el cielo azul. Algún vecino curioso o algún piloto de avioneta debió perder el norte mientras ella se retorcía de placer. La misma placidez embriagadora, amodorrante y sensual que sentía ahora.

Antes de incorporarse y abrir los ojos ya olió el césped y la tierra húmeda. Cuando dejó de ver manchas blancas y reflejos provocados por el sol y consiguió enfocar la vista se dio cuenta de que estaba en lo que parecía el claro de un bosque, sobre una tosca manta a cuadros de las que se suelen llevar en el maletero del coche. Manchas blancuzcas de sexo reciente. Casi podía sentir aún el palpitar de un miembro erecto en su interior. Tenía pinaza, barro y hojas secas enganchadas en las manos, los brazos y el pelo. Las uñas rotas, tierra y sangre seca. Se levantó y había rascaduras en sus piernas y todo su cuerpo desnudo estaba súcio. Se tocó la cabeza, descubrió una herida importante, se habría dado un golpe y la sangre parecía venir de allí. No le dolía nada. La hemorragia se había detenido. No conseguía recordar nada...

¿Un accidente? Pero no había ningún coche... Miró a su alrededor por si el escenario le daba alguna pista. Botellas rotas, algunas tumbadas, algunas a medias. Alguien había vomitado allí al lado, ahora le llegaba ese horrible olor ágrio. Distinguió su vestido rasgado y con los botones arrancados hecho un trapo en el suelo. Quizá una de sus fiestas alcohólicas y psicotrópicas había acabado mal, no era la primera vez que se despertaba sin tener ni idea de qué había pasado. ¿Pero cómo había llegado allí? ¿Con quién? Otra sesión de sexo animal al límite con no importa quién, amenizada con sustancias ilegales de la que se despertaba sola y perdida...

Se cubrió un poco con la manta y hechó a andar entre los árboles hacia donde creyó que podía haber mundo civilizado. Pasada la pequeña zona boscosa había una subida hacia lo que podía ser una cuneta. Se armó de valor y empezó a ascender.

Al llegar arriba descubrió que, efectivamente, había llegado a una carretera. Miró hacia ambos lados y el primer coche que se acercaba frenó de manera violenta a pocos metros de ella. Dio dos pasos hacia él pero no pudo acercarse más porque el conductor aceleró violentamente y se marchó a toda velocidad mirando por el retrovisor, como alma que lleva el diablo.

Ella sonrió levemente al pensar en la leyenda urbana de la chica de la curva y que el tío se debía haber cagado de miedo. Se miró los pies descalzos, dejó caer la manta y la sonrisa se heló en sus labios.


Woman in forest por Gregory Crow

4 comentarios:

Troutman dijo...

Otra muerta?

Conciso y efectivo. Me gusta. Por poner alguna pega, me resulta demasiado topicazo lo de "pezones desafiantes". No sé, no me pega con el relato. y puestos a sugerir, si en realidad se ha convertido en la chica de la curva, estaría bien meter algo de frialdad en contrapunto a la calided de tumbarse al sol para masturbarse.

Blackstar dijo...

Me ha gustado Nuala. Me gusta el final, me gusta. Tienes habilidad para describir las sensaciones cuando todo está quieto, para las descripciones, a mi es algo que me cuesta.

Besos!

Nuala dijo...

Gracias a los dos.

La verdad es que la descripción de la chica es un topicazo (incluido lo de los pezones, que suena a novela de daniel Steel), pero quería que fuera sugerente y sensual, no se me ocurría otra cosa.

Lo de la frialdad en contrapunto a la calidez es una buena idea que ni se me había ocurrido. Luego, cuando estuvo acabado se te ocurre que si estaba muerta no podría sentir la calidez del sol, aunque la cosa es que se trata de algo más recordado que sentido...

La idea es que el lector se fuera haciendo a la idea de lo que realmente ha sucedido (pistas como la manta, la sangre, etc) a medida que lee pero que hasta las últimas frases no quede claro. Y aún así me gusta dejar el final un poco abierto. Era sólo una pequeña idea. Y cuando tengo pequeñas ideas me gusta plasmarlas concisamente, sin extenderme porque entonces me pierdo en rodeos... ¿no os pasa a veces?

kar dijo...

joder, a eso le llamo yo hacer un comentario de texto, damas y caballeros... cuando yo los hacía, y me decíasn,por ejemplo, que don quijote simbolizaba la españa de la corte de Felipe III y Sancho la españa real, la del pueblo, yo siempre pensé que cervantes nunca se paró a pensar en definir así a los personajes!!

en fin, un saludo a todos, mon amis